martes, 22 de diciembre de 2009

SOY PROFESOR DE SECUNDARIA (XI): TODO PASA, NADA PERMANECE

...diciembre...

Hay momentos en tu vida que notas que has madurado. Que tu padre esté a punto de morirse ayuda, sin duda, a tomar conciencia. Los recuerdos, también, ayudan.
Hace un año cuando me despedí de mis compañeros del Machado en Navidades (recuerdo que Ainhoa nos llevó en su coche y me dejó en Colón porque tenía que coger un autobús para Gandía) al bajar del coche y despedirme, sentí tristeza, nostalgia. Les eché de menos en ese preciso instante.
Un año después les echo de menos. No estaré allí; tampoco estaré aquí en este instituto en el que ahora trabajo. No estaré ni aquí ni allí.
Estos tres meses no han sido malos: alumnos majos, aunque vagos. Buenos compañeros, en general. Buen ambiente. Pero no ha sido igual que en el Machado. No he tenido esa sensación de calidez que tuve con Marta, mi jefa de departamento, -fue la mejor jefa para un novato como yo- ni esas visitas al bar búlgaro, ni, sobre todo, con Ainhoa... Ella no está.
Hay que cerrar puertas. Las puertas se cierran porque se quieren abrir otras. Pero cerrar algunas puertas, es duro. Hay que hacerlo...
Recuerdo una noche; me desperté de una pesadilla. Sentía que me ahogaba; tuve miedo de morir: creo que eso debe ser la angustia... Me levanté y fui a la cocina para tranquilizarme. Mi padre se levantó y me preguntó qué me pasaba. Le dije que no podía dormir. Creo que para calmarme intentó contarme algo que nunca le había dicho a nadie: me contó que estuvo a punto de no casarse con mi madre. Pero que mi abuela, días antes de la boda, le convenció para que no se fuera con la "otra". Curioso, me estaba diciendo que tal vez yo nunca hubiera nacido, y que nunca hubiera sentido el miedo a la muerte...
El año se acaba y el trimestre también. A seis meses hay unas oposiciones, una plaza. Nada más.
Llueve y seguirá lloviendo. Luego saldrá el sol. Todo pasa; nada permanece.

sábado, 19 de diciembre de 2009

SOY UN PROFESOR DE SECUNDARIA (X): PIEDRAS NEGRAS Y PIEDRAS BLANCAS

...diciembre...

Ayer fue ingresado mi padre en la UCI. Tienen que hacerle algunas pruebas; entró con los pulmones encharcados, con anemia y problemas en el aparato urinario.
¡Vaya final de año!
Los romanos solían echar una piedra en una cajita cada día del año: si el día había sido bueno, una piedra blanca; si había sido malo, una piedra negra. Este año, sobre todo al final, ha habido más piedras negras que blancas. Esperemos que el próximo cambien las tornas...
Los problemas personales nos afectan tanto a nosotros como a los alumnos. Habitualmente también lo utilizan como excusa: soy mal alumno, pero porque tengo problemas. Por eso cuando encuentras a alumnas que no lo utilizan como excusa, las aplaudes y las admiras mucho más.
Una alumna con problemas familiares; sabe que durante un mes no ha podido estudiar. Ha suspendido, pero no se excusa. Ha sido tan discreta que aunque casi todos lo hemos notado, no hemos sabido el porqué de su bajón hasta la junta de evaluación. Está dispuesta a superarse y a superar su situación.
Además se implica, se interesa por lo que estudia.
Otra alumna... dudaba en ponerle un 9. No suelo ponerlos en el primer trimestre. Pienso que el 9 hay que ganárselo. Ha tenido problemas personales con parte de su clase, que no la ha tratado bien aunque había asumido el papel de delegada de manera voluntaria, pero aún así ha puesto de su parte, se ha esforzado, ha afrontado esos problemas. Tiene talento en latín; puede dar más de sí y lo sabe. Se merecía el 9; se alegró cuando se lo dije: "ya sabes lo que tienes que hacer" le he dicho.
"Sí, -me ha contestado- seguir mejorando".
A veces te sorprenden este tipo de alumnas; son maduras, más incluso que nosotros mismos.
Hay esperanza, todavía hay esperanza...

lunes, 14 de diciembre de 2009

SOY PROFESOR DE SECUNDARIA (IX)

...diciembre...

Hoy ha nevado. El invierno ha llegado. Esto se acaba.
Tanto ellos como nosotros tenemos ganas de que esto acabe.

Estamos con las notas.
Para arreglar un olvido en secretaría y en dirección he estado toda la mañana de aquí para allá. Entre unos y otros la casa sin barrer. Mucha desorganización en este instituto...
Juntas de evaluación por las tardes.
¿Las juntas de evaluación sirven para algo?
Es una buena pregunta. Mucho más cuando te dicen: "deberíais alzar la mano..."
Quieren buenos resultados, buenas medias, pero me pregunto si quieren en la escuela pública buenos alumnos... Creo que no. Y el problema viene de lejos, de primaria...
Un padre me comenta que todo el sistema ha fracasado con su hija. Todos somos culpables: la dirección, orientación, los profesores, los tutores.
Tiene razón. Ella no quiere estudiar y nosotros no podemos darle más salida que encerrarla en estos muros. Algo falla. De las víctimas no se habla; no salen en las cifras. Nunca quedan bien para la galería...
¿Qué le puedes decir a un padre que te dice: "no hay solución para mi hija"?. Nada.
Tiene razón. No hay solución. Cuando un padre toma conciencia de eso, es ya demasiado tarde. Me pregunto si podemos hacer algo. Podemos intentarlo..., por supuesto. Aquí estamos, al menos, para eso... No sólo cobramos la nómina como me dijo un padre. Al menos, mientras nos quede la mínima ilusión de enseñar...

UN RUISEÑOR

No es un ángel. Es un ruiseñor que vuela hacia el cielo, desplegadas sus alas, hermosas, brillantes.
Se pierde por el camino, sí, pero porque le gustan mucho las flores...
Y es que este ruiseñor disfruta estando cerca de la tierra. El cielo puede esperar...

Dedicado a Ainhoa

sábado, 12 de diciembre de 2009

jueves, 10 de diciembre de 2009

SOY PROFESOR DE SECUNDARIA (VIII)

...diciembre...

Salgo de clase. Me encuentro a una profesora; acaba de salir de la clase más díficil del instituto (siempre hay una en todos los institutos)..."empiezas a dar la clase, todo va bien y de repente para joder los tres o cuatro de siempre te revientan la clase... A mí no me pagan para esto. No me dan un sobresueldo". Me callo; creo que nos pagan también para esto; y no creo que a Esperanza Aguirre le parezca buena idea lo del extra...
En los exámenes notas el interés del alumno. No es interés generoso; es el interés por aprobar. Muy prácticos.
Los problemas de algunos alumnos reflejan la vida fuera de las aulas. Una chica sufre malos tratos; a otra su madre la ha echado de casa; otro tiene una enfermedad grave... El instituto, las notas no pueden reflejar eso. La vida escapa de los muros... Y afecta a lo que pasa dentro...

viernes, 4 de diciembre de 2009

PROFESOR DE SECUNDARIA (VII)

...de diciembre...

Ha sido una semana muy movida, como corresponde a la época.
Entre exámenes, cursos que se terminan, alguna cena de Navidad adelantada, el tiempo que nos queda es escaso.
Y además hoy empieza el puente.
He tenido varios encuentros con padres. En general son colaboradores, comprensivos.
Siempre les acabo diciendo lo mismo: sus hijos deben estudiar más, van a lo justo y lo mínimo, están desganados...
Los padres lo entienden y todos intentaremos que mejoren. Creo que en muchos casos no van a cambiar; pero, al menos, no podremos decir que no les avisamos...
Noto ya el cansancio de ellos y el mío. Sólo que la próxima semana haya puesto los últimos exámenes impide que ya estén salidos de madre. Eso les contiene. Son como fieras a punto de saltar.
Y les entiendo. Yo también tengo ganas de que lleguen las vacaciones.
En la última clase de hoy, viernes, les he puesto a los de primero de ESO un ejercicio de debate; el de la balsa: ¿a quién salvarías de entre catorce personas?
Ha sido interesante verles debatir. También ha sido muy agotador y mi voz se ha acabado resintiendo. A sexta hora, un viernes tienen una fuerza que a mí ya me falta.
Les envidio...
Lo de ir a la cafetería para preparar los exámenes y saltarse las clases parece una moda muy extendida en este instituto. Parece que la dirección mira a otro lado y poco se puede hacer. Eso de mirar a otro lado parece muy habitual por aquí...
Otras cosas que he escuchado: que ponen los horarios mejores a los más cercanos a la dirección, desollar a algún compañero -tal vez con razón- no es novedad. Pasa en todos los institutos.
Las amenazas funcionan bien con los chicos. Es curioso; cuando hablan de nueva metodología para atrapar a los alumnos, tal vez se refieran también a esto. Los viejos sistemas a veces también enganchan...
Bueno, las Navidades están cerca. Intentaré disfrutar del puente: descansando o estudiando un poco.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

PROFESOR DE SECUNDARIA (VI)

...de noviembre...

La película de Cantet "En la clase" me ha dejado un poso.
Me levanto temprano; vuelvo a la realidad.
Y la realidad es dedicar mi tiempo, las tres primeras horas, a un curso; el objetivo: conseguir los puntos necesarios que me permitirán no presentarme cada dos años; dejar de ser interino dentro de ocho meses.
A la hora del recreo nos reunimos unos cuarenta profesores. Aquí en Vallecas hay una actitud distinta que en el Machado: observo participación, más reivindicación de nuestros derechos. Los temas eran variados; uno era monetario, un complemento para los que tenemos primer ciclo de la ESO -tal vez haya sido el que ha atraído más gente-. El otro era sobre las ratios de bachillerato. Se hacen varias propuestas y se propone formar un grupo y reunirnos a menudo. Pinta bien. Al menos, se intenta hacer algo; otra cosa es que luego funcione.
Tengo reunión de tutores. En medio de la reunión la jefa de estudios me dice que ha encontrado a cinco de mis alumnos de tutoría escondiéndose por los pasillos, alargando el recreo... Son majos, pero vagos... Lo hicieron el viernes y lo han vuelto a hacer hoy. Me tendré que poner mañana serio. Interpretaré el papel que me tienen asignado... No me están dejando muchas opciones... Son jóvenes; ¿haría lo mismo en su lugar? Probablemente, pero mi papel es otro.
Zana, un kurdo iraquí es uno de ellos. Me lo he tenido que comer con patatas. Ya ha suspendido el curso y acaba de empezar. No tiene ni idea; viene de enlace y le metieron aquí y ahora ya es demasiado tarde para enviarle a "diver". Acojonante; esto se llama desorganización,creo... Y el embolado me lo como yo. O todos, porque tendremos que hacer adaptaciones para nada...
Dos clases. Hoy están habladores, revoltosos. Con los de primero me cebo un poco. O yo o ellos. Soy yo. Una, expulsada de la clase. A copiar ejercicios y corregirlos...
En Bachillerato están igual. La clase de ayer fue más interesante, más atractiva... Desde el origen de la palabra siesta hasta las consecuencias y causas del asesinato de César. Se les notaba interesados.
La de hoy eran traducciones. Ya sé casi sin hacer el examen que nota van a sacar...
Mañana tendré que llamar a los padres de mis alumnos de tutoría...

EN LA CLASE

Un día asistimos a la proyección de una película: "En la clase". Después hubo un coloquio.
Ainhoa levantó la mano; no pudo hablar. Era ya muy tarde.
A la salida nos contó lo que hubiera querido decir: que no se había hablado del esfuerzo de los alumnos, de que los medios no llegan a quien lo merece, que se malgastan, se pierden por el camino...
No voy a ser objetivo... ¡No me da la gana serlo!
Mientras la escuchabamos nos trasmitió fragilidad, fuerza, nos transmitió pasión, firmeza, compromiso, amor...
Las palabras huecas desaparecieron. Quedaron las suyas, que también son las nuestras. Las de todos los que intentamos día a día comunicar y enseñar lo que amamos.
Mientras haya personas como Ainhoa en nuestra profesión -y hay muchísimas más de las que creemos- no todo será posible, no desaparecerán los problemas que nos afectan, pero, al menos, la vida valdrá la pena.
¿Y no es eso lo primero que tenemos que enseñar en la clase: que la vida vale la pena más allá de sus muros?

jueves, 19 de noviembre de 2009

CAZA DEL TESORO

Aquí tenéis una caza del tesoro alrededor de César y su asesinato.


CAZA DEL TESORO

1. INTRODUCCIÓN

El objetivo de este ejercicio es conocer y profundizar en un hecho histórico fundamental en la Historia de Roma, sus causas y sus consecuencias políticas: el asesinato de César en los idus de marzo.

Deberéis descubrir qué personajes intervinieron en su asesinato, qué intenciones tenían y qué sucedió después.

2. PREGUNTAS

a) Más de 30 senadores asesinaron a César. ¿Dónde le asesinaron? ¿Quiénes fueron los principales cabecillas? ¿Qué querían?

b) César formaba parte de un triunvirato. ¿Qué es un triunvirato? ¿Quiénes lo integraban? ¿Cómo fueron desapareciendo o muriendo cada uno de ellos?

c) ¿Qué cargos ostentó César a lo largo de su vida? ¿Qué cargo ostentaba cuando fue asesinado?

d) Tras su asesinato, se formó un nuevo triunvirato. ¿Quiénes eran? ¿Quién se impuso y cómo lo hizo años después?

3. RECURSOS

Textos:

Plutarco, Vida de César

Suetonio, Vida de los Césares

Dvd:

Julio César, Mankiewicz, 1952

Cleopatra, Mankiewicz, 1962

Roma, serie de la HBO, primera temporada, 2007

Internet:

Blog sobre Plutarco y César

http://hijosdemarte.blogspot.com/2008/09/el-asesinato-de-csar-segn-plutarco.html

Asesinato de César

http://www.historialago.com/leg_01520_asesinato_de_cesar_01.htm

La general es:

Historia antigua de Roma

Biografías

http://buscabiografias.com/

Cultura Clásica

http://www.culturaclasica.com/biografias/biografias.htm

4. LA GRAN PREGUNTA

Aprovechando todos los recursos anteriores -sobre todo los dvds y el texto de Plutarco y Suetonio contestad a la siguiente pregunta:

Tenéis que comparar un texto de Plutarco, Vida de César, 65-68 y un texto de Suetonio, Vida de César, y unas escenas de dos películas: Julio César y Cleopatra de Mankiewicz y una serie de televisión, Roma de HBO. ¿Qué diferencias hay entre la narración de Plutarco y Suetonio y las versiones cinematográficas?

5. EVALUACIÓN

Las respuestas a las cuatro primeras cuestiones tendrán un valor de 1,5 puntos.

La gran pregunta tiene un valor de 4 puntos.

Enviad vuestra respuesta via e-mail

lunes, 9 de noviembre de 2009

EN UN CEMENTERIO

Un día en un cementerio Ainhoa me preguntó:
“¿Rezas?”
Le respondí que no, que era ateo.
“Yo sí rezo”.
Y rezó en silencio.
Y mientras rezaba en silencio delante de la tumba de su padre, sentí que la respetaba; sentí que la comprendía aunque nunca pudiera rezar con ella.
Y todo me pareció muy hermoso.

PROFESOR DE SECUNDARIA ASESINADO (V)

Esta mañana a las diez horas, horario Greenwich, el profesor de secundaria que utilizaba mi nombre para escribir en este blog –se lo permití por razones sentimentales; el tipo me daba mucha pena- ha sido asesinado salvajemente por un padre que no estaba de acuerdo con la actitud que el susodicho profesor tenía hacia su hija.
Algunos rumores de pasillo apuntan a que la hija y el profesor mantenían relaciones prohibidas; otros que la hija las mantenía con otro profesor y que el profesor de secundaria asesinado los había denunciado ante dirección. La versión oficial habla de una desavenencia con la alumna, un parte, unos insultos, una expulsión de la alumna y una visita airada del padre.

Los hechos sucedieron del siguiente modo: el padre con un cuchillo de caza y sin mediar palabra empezó a apuñalar salvajemente al profesor. Éste, sólo pudo pronunciar en griego antiguo: “¿Tú, también, hijo mío?” antes de perder el conocimiento. Ignoro qué sentido puedan tener estas palabras… ¿Era por las críticas recibidas en este blog que calaron hondo en su sensibilidad o acaso fue un mal de amores? Nunca lo sabremos.
El padre, ya porque no supiera griego, no entendiera la referencia histórica o interpretara esas palabras como un insulto, continuó acuchillándole hasta llegar a agujerear su cuerpo en 34 ocasiones. Sólo una herida fue mortal.
La directora se acercó al cuerpo moribundo; intentó hacerle el boca a boca. El profesor al sentir su aliento, exhaló el último suspiro. Una alumna, una tal Vanesa Sobrado, para comprobar que estaba muerto, sacó su espejito de mano y lo puso delante de su boca: no había aliento. Otro alumno le rompió los nudillos de la mano.
Se ha decidido dejar el charco de sangre en medio del hall principal para recuerdo y homenaje a este insigne profesor que dejó su vida en beneficio de todos nosotros.
Se le construirá un monumento –se ha pedido a los miembros del departamento de Dibujo del Antonio Machado que hagan una escultura en su memoria- ; por supuesto, la Comunidad de Madrid correrá con todos los gastos, aunque el material que se utilice deberán pagarlo los profesores hasta que nos llegue el dinero; se añadirá la siguiente inscripción a petición del departamento de Filosofía del Antonio Machado: “Gran profesor, compañero, te recordamos con veneración. Nuestro futuro será el tuyo”.

Se espera que Gallardón y Esperanza Aguirre asistan a la ceremonia de inauguración.
El padre y la hija han sido premiados por su actitud ejemplar con una beca por una asociación blogera llamada “El feto flamenco”. Se desconoce si alguno de sus integrantes tuvo algo que ver con este vil asesinato.

Posdata: Días después encontramos en una carpeta de su portátil documentos inéditos.
Seleccionaremos los que consideremos más oportunos y los iremos publicando una o dos veces a la semana en este blog.
Tal vez nos puedan explicar el porqué de un final tan trágico.

viernes, 6 de noviembre de 2009

SOY UN PROFESOR DE SECUNDARIA (IV)

VIERNES 6 DE NOVIEMBRE:

Ayer acompañé a los de mi tutoría a una actividad extraescolar: una visita por el Madrid de los Austrias.
Pasamos frío. Creo que he cogido un resfriado.
Les dejamos bastante libres; en general, son de fiar.
Se lo pasaron bien; en el fondo eso es lo que vale la pena.
¿Aprendieron algo? ¿Importa?

Hoy están insoportables. Es viernes; nos esperan tres días de vacaciones... a todos.
Cuanto más cerca está el viernes, más fuerza tienen ellos y más cansados estamos nosotros.
En el recreo E... me habla de un chico, un "maki", un preso en la jaula. Quince años; le falta uno para poder salir en libertad condicional. Sabotea las clases, se comporta como un salvaje, no permite que otros puedan aprender...
¿Tiene sentido mantenerlos encerrados a este tipo de chicos? ¿No es absurdo?
"Nos estamos convirtiendo en asistentes sociales, no en educadores. Esto cada vez más es un centro asistencial, no un centro educativo"

A los de 1 ESO les doy una obra de teatro -un versión de Cenicienta bastante paródica; tiene su gracia- para que lean. Siempre les divierte representar un papel.

En dirección no están. El móvil que utilizamos para llamar a los padres no funciona.
El viernes suelen pasar estas cosas por aquí..

Me voy a casa... Creo que tengo fiebre. No quiero saber nada de chicos, institutos en tres días.
Necesito el descanso...

Feto-Garci

miércoles, 4 de noviembre de 2009

SOY UN PROFESOR DE SECUNDARIA (III)

MARTES 3 DE NOVIEMBRE:

Cuatro clases; hoy estaban más habladores. Ni la mitad han traído los ejercicios de casa.
Eso sí, siguen siendo majos.
Dedico un poquito de tiempo para los cursos; otro poquito a los temas de la oposición.


MIÉRCOLES 4 DE NOVIEMBRE:

Me he levantado de mal humor. Me preparo para un día jodido.

Charla de tutores con los de Orientación.
Hoy parecía un melodrama de Douglas Sirk: madres que echan a sus hijas de casa, hijas deprimidas, enfermos imaginarios, enfermos de verdad, divorcios, alumnas que no encajan en el grupo y son apartadas... Empiezo a pensar que no estoy en un centro educativo sino en un psiquiátrico.
Un chico está en el hospital. Recibió un balonazo. Tenía una hemorragia interna, pero no se quejó, aguantó como un jabato; tenía un examen de francés a última hora. Cuando terminó el examen y volvió a casa el dolor era tan insoportable que le llevaron al hospital. Eso sí, ¡¡sacó un nueve!!
Unos se pasan y otros no llegan... Sí, empiezo a pensar que estamos en un manicomio.

Entro en la clase de lengua con mala leche. Los alumnos intuyen cuando estamos de mala leche; lo huelen...
Un alumno que ha vuelto a perder el estuche. Por supuesto, no ha hecho los ejercicios que le mandé. Me sale la vena sádica; soy durísimo. Parezco Júpiter Tonante.
Le dejo callado.
Al minuto intento ser más conciliador con él. Mi rostro se transforma... Saco de mi repertorio la ternura y la dulzura; tengo recursos. Otra alumna se aprovecha y cree que puede hablar sin permiso con una compañera que está al otro lado de la clase...
Vuelvo a ser sádico; "la próxima vez te envío al aula de castigo; ¿te ha quedado claro?". "Sí, está claro". Se queda callada. Acostumbrado al año pasado al Machado y a los salvajes de Camarma, que te escuchen y te hagan caso sólo con un grito y una amenaza no deja de sorprenderme.
Soy un dictador y un actor de segunda categoría; me preocupa...


Cuando salgo de la clase, un chico empieza a hacerme en el pasillo gestos raros con las manos y los pies. ¿Tendrá el baile de San Vito o estará intentando ligar conmigo?
Como está más atento a mí que a lo que le rodea, se da una hostia con la pared. Risas de sus compañeros; nada grave.
Así lo tiene jodido si quiere invitarme a cenar...

Enseño un examen a una chica. No está de acuerdo con la nota. Protesta. ¿Será una rebelde?
No, simplemente no ha estudiado. Se pone farruca. Yo me pongo más farruco. "Tengo derecho a que me revisen el examen". "Vale, subes luego a mi departamento". Por supuesto, no sube.
La clase se ha quedado callada; debo haberme puesto muy serio. Silencio sepulcral mientras explico; silencio mientras hacen los ejercicios. Cuando se marcha, me dan ganas de decirle: "si hubieras ido a por el 10 y no a por el cinco, no te hubieras llevado esta sorpresa". Me callo; mejor no echo más leña al fuego.

Clase de conducir. Las dos primeras del séptimo intento. Ya sabía yo que este día iba a acabar mal.
Me salto varios stops, entro en la rotonda como un kamikaze varias veces, casi atropello a una pareja de enamorados -a lo mejor, a propósito; el inconsciente es lo que tiene-...
Al final de la clase recuerdo el número de clases que llevo a mis espaldas...
"Anda, la clase 100. ¿Regaláis algo?"
El profesor me mira con una sonrisa de oreja a oreja...
"Sí, un viaje a Marina D´Or... pero hay una condición: tienes que aprobar..."
Joder, me he quedado sin viaje...

Feto-Garci

martes, 3 de noviembre de 2009

SOY UN PROFESOR DE SECUNDARIA (II)

LUNES 2 DE NOVIEMBRE:

Son las siete de la mañana. Es luna llena.
Llego el primero; ni están encendidas las luces del instituto.
Me encuentro con M... "Buenos días, qué tal?" "Es lunes".
Como diría Ain... "ya queda menos para el viernes..."
Los alumnos deben pensar lo mismo; están dormidos. Un fin de semana largo... Una clase de literatura; otra de la segunda declinación. Me escuchan como si fuera Dios. Para que reaccionen dan ganas de hacer lo que un día me dijo M.A... "el último día les enseñaré el culo a todos mis alumnos y luego a la directora". Es una idea interesante, pero la descarto hoy.

Los lunes tengo guardia de recreo de primero y segundo de ESO; hablamos del bajo nivel de la mayoría. Una de las profesoras ha preparado un debate sobre la energía nuclear. Ha encontrado a unos pocos que defendían sus argumentos como adultos; otros, ni sabían dónde estaba Wyoming...
La guardia de recreo es una cárcel. Nosotros somos los carceleros. Los alumnos, presos. Y todo preso debe fugarse como dijo un día O... Dos presos se han fugado hoy por un hueco de la valla. Un guardia de seguridad sueña con vallas electrificadas. Yo sueño con que no haya cárceles. Cada uno tiene sus sueños...

En la sala de profesores se comenta la ausencia de T... "Le dio un ataque al corazón". "No, fue debilidad, pero seguro que tiene algo más" "¿Depresión?". "Esta profesión es muy dura..."

He estudiado dos temas de oposición hoy: la historiografía y la fábula y la novela. He leído un poco de la cena de Trimalción de Petronio.

Llamo a Ain... La pillo en un mal momento. Hoy no está de buen humor. Ha perdido un archivo en el ordenador; lleva toda la tarde y está harta. Misterios de Windows.
Me cuenta que M... experimenta; busca nuevas actividades para enganchar a sus alumnos. No están funcionando; es difícil que funcionen cuando hay más de treinta alumnos por clase y escaso interés. Pero nuestra obligación es intentarlo, arriesgar... Si no, no valdría la pena ser profesor...
Dejo a Ain... intentando encontrar lo que ha perdido. Aunque me gustaría, no puedo ayudarla en esta busqueda...

Feto-Garci

sábado, 31 de octubre de 2009

SOY UN PROFESOR DE SECUNDARIA (I)

MIÉRCOLES 28 DE OCTUBRE:

He ido al Machado (el instituto en que estuve el año pasado, mi primer instituto) para recoger el cese. Fue una excelente experiencia; aprendí a enseñar con alumnos reales. Y hice buenos amigos. Quedo con algunos compañeros para tomar algo en el recreo.

Una profesora, Ain... una maravillosa y excelente persona, nos dice, ilusionada, que acaba de dar una clase en la que ha conectado con los alumnos... y se siente feliz...

"Estoy de muy buen humor..."

Es muy bonito escucharla.

Tengo que volver a mi actual instituto; entro a quinta hora. Llego justo a tiempo. Doy las últimas clases como en una nube; la visita al Machado me ha sentado muy bien. Los alumnos que tengo son buenos; algunos vagos, pero ninguno conflictivo. Se les puede enseñar... Estoy explicando el significado etimológico de la palabra sincero. "...Sin cera, porque cuando un objeto se rompía, ocultaban los defectos con cera; de ahí que el sincero es el que no oculta sus defectos..." Una alumna me dice: "es muy bonito...". "¿A qué sí, a qué es bonito?"

Me quedo un poco más de tiempo. Es año de oposiciones y estoy haciendo unos cursos para conseguir puntos. Trabajo extra, pero es necesario.


JUEVES 29 OCTUBRE:

A primera hora tengo guardia. Me ha tocado una clase tranquila. Tienen examen a quinta hora y están trabajando, haciendo fotocopias, estudiando... Como siempre lo dejan todo para el final. Son educados, me piden permiso... No hablan muy alto; les dejo hacer. La flexibilidad es importante.

Al salir me encuentro en el pasillo a R... La han expulsado de clase. Como soy su tutor, hay un problema. El profesor de M...; hay que hablar con él. Ya he dejado claro que tienen que hablarlo con él de manera inteligente a través de su delegada. Y que yo también se lo comentaré. Le encuentro en el departamento. Su actitud no es muy positiva; le puedo entender. Mi papel es de mediador entre mis alumnos y los profesores. No me gusta un comentario que hace: "con ellos no iría a ninguna parte". Le he dicho que el viernes les llevaremos a ver Ágora de Amenábar. No estoy de acuerdo; no todos son iguales. Pero a veces con una clase no tienes feeling y es muy díficil entonces el día a día...

Un compañero, G... de electrónica, me enseña su área. "Todo esto lo he hecho yo en muchas tardes -mientras me enseña una instalación- con mi dinero. Porque el dinero no nos llega, siempre se queda en el camino..."

Voy a Dirección y a Orientación a hablar de un problema. No los encuentro. Deben de estar o en el bar o fumándose un cigarrillo a la entrada del instituto.

En los dos institutos donde he estado me he encontrado con dos perspectivas distintas; en el Machado la Dirección es autoritaria; en ésta, pasota. Parece difícil encontrar el término medio.
En el Machado el dinero manda. Si una productora dice amén, amén. La palabra que se ha dado o el compromiso con los alumnos y los profesores es secundario. Aquí, sin embargo, como me dijo M... un día: "...cuando hay problemas, lo meten debajo de la alfombra... Si no fuera por nosotros, los profesores..."

A él le han tocado malos alumnos; alguno conflictivo. Sólo le queda poner partes... "aunque si pones muchos, te llaman la atención, claro..."
Recuerdo lo que me dijo S... "si te llevas bien con la dirección, ningún problema... si no, ten cuidado..."

Me han dejado una hoja de la asociación de profesores de Vallecas. Parece que en la reunión del otro día sólo estuvieron veinte personas. M... me comenta que "así Esperanzita nos la seguirá metiendo dobladas..."

Doy clases. Siento que domino recursos que hace un año en el Machado no tenía. Bromeo, cuando estoy a gusto. Llamo la atención a quien está hablando sin permiso. A veces escuchan; otras veces, se dispersan. La última clase ha sido interesante. Estaba explicando la tercera declinación. Algunos se han puesto nerviosos: "va demasiado deprisa; no sabes explicar..." No he perdido los nervios; lo he explicado una, dos, tres veces. "Levantad la mano quien tenga dudas; de uno en uno; no puedo contestar a cuatro al mismo tiempo" Lo explico otra vez..."Y ahora hacéis el ejercicio; práctica". "Si no lo entendemos, no lo haremos bien" -me dice una alumna. "Si no lo haces -replico- nunca lo sabrás". Terminado el ejercicio, pregunto a todos los que decían que no lo habían entendido. Todos me lo hacen bien. La clase ha terminado... Me siento satisfecho.

Llamo a P... por la noche. Tiene un horario partido... Se ha montado el instituto donde está de tal manera su plaza que en vez de pagar dos nóminas, sólo pagan una. Espera tener mejor horario el próximo año. Conocer los entresijos y no ir de novato...

Me llama J... Es interino como yo. En la nómina de este mes nos han quitado bastante pasta. No sabemos porqué... Eso sí, para él es una putada porque no llega a fin de mes, no esperaba esto...
Comentamos la boutade del ministro de turno. Educación obligatoria hasta los 18. Hay que mantener a los parados encerrados en los centros educativos... En la calle son peligrosos, parece. ¿Bromean estos políticos que tenemos?


VIERNES 30 OCTUBRE:

Hoy les llevo a ver la película. En la sala de profesores A... me comenta que nos ha invitado a un café a M..., mi jefe de departamento y a mí, pero como no nos pasamos en el recreo por la cafetería lo tenemos pendiente. Se lo agradezco. Me invita a ir con él el sábado a Peñalara. Ya he quedado el sábado con otros amigos, pero lo dejamos para otra ocasión. Aquí me paso poco por la cafetería; pero hay tanto que hacer. Debo en noviembre bajar más...
Doy una clase sobre Hipatia. La situación de la mujer en la Antiguedad. Las veo interesadas (la mayoría de mis alumnos son mujeres)Una me pregunta porqué no se hizo cristiana para salvar su vida. "Por dignidad". "La dignidad no sirve para vivir" "Sin dignidad no vale la pena vivir" -contesto.

Salimos para el cine. Uno tiene la sensación de ser un dux, un guía, un pastor llevando a más de cincuenta alumnos al metro de manera ordenada. Nos falta el cayado...
Me preguntan tres alumnas si tengo o no novia. Llevo el interrogatorio de la mejor manera posible...
En el cine M... al comienzo de la película da un grito. Algunos no paraban de hablar. Con el grito y la amenaza ha llegado el silencio. Un buen grito en el momento adecuado es mano de santo. Al final algunos han dejado la basura en el suelo; la falta de educación no es privativa sólo de ellos, he visto a muchos adultos hacer lo mismo.

Al volver algunas alumnas me comentan que han llorado; les ha gustado mucho, se interesan por lo que han visto. "Hemos triunfado" -me dice al oído M... Sí, eso parece.

Por la noche, Ain... me llama; no podrá quedar el domingo. Tiene muchos exámenes que corregir y está agobiada. Hablamos de mi experiencia en el cine hoy y de lo que dijo ella el miércoles. Ain..., como siempre, da en el clavo al decirme que dentro de unos años cuando me encuentre a mis alumnos en la calle un día sí, otro también... (vivo a diez minutos del instituto) tendré una visión más precisa, más global. Podré ver cómo les ha influido, qué poso ha dejado en sus vidas las clases que les he dado...


SÁBADO 31 OCTUBRE:

Al volver de la biblioteca estoy pensando en la propuesta de J... de hacer un blog con mis experiencias como profe de instituto. No sé cómo empezar. De repente me saludo J... un alumno. Lleva un chandal... ¿Vas a hacer ejercicio? -le pregunto. "No, he quedado con unos amigos; por la tarde iré al polideportivo". "Muy bien, nos vemos".
Subo en el ascensor. Ya sé cómo voy a empezar este blog. Con la visita al Machado y las palabras de Ain... Yo también estoy de muy buen humor...

viernes, 11 de septiembre de 2009

Un hermoso final

Robin y Marian con Audrey Hepburn
Robin y Marian Director: Richard Lester Robin: Sean Connery Marian: Audrey Hepburn Music: JohnBarry
Palabras clave:vídeo gratis audrey español amor


No voy a escribir en algún tiempo. Entre las clases, los exámenes en la DGT (anteayer suspendí por quinta vez y las que faltan...-al menos quiero llegar a las catorce)y las oposiciones no tendré mucho tiempo.
Como soy un romántico frustrado, me parece necesario dejar este hermoso final.
Marian sabe que van a separarlos. Han perdido la batalla. Así que decide envenenar a Robin y envenenarse ella misma; no podria soportar volver a perderlo. Robin le pregunta porqué lo ha hecho. Y Marian (Audrey) le contesta:
"te amo
te amo más que a todo
más que a los niños
más que a los campos que planté con mis manos
más que a la plegaria de la mañana
o que a la paz
más que a nuestros alimentos
te amo más que al amor
o a la alegría
o a la vida entera"


Hasta pronto...

lunes, 10 de agosto de 2009

37 AÑOS

Hoy cumplo 37 años.
Uno más.
Cierro los ojos: el tiempo pasa.

GR 11 y Mendaur

Un trozo del GR 11: de Izaba a Sallent. Unos cinco días.


Días calurosos, noches frías.


Dormir en un refugio, sobre la piedra fría; dormir en camas cómodas.



Comer mejor o peor. A veces se come muy bien (cuanto más desconocido sea el sitio y más lejos de las estaciones invernales, mejor)


Precios caros; estamos en los Pirineos. Aunque no tanto si los comparamos con Madrid.


Eso sí, paisajes hermosos, bonitos atardeceres y amaneceres. Aire puro...

Dolor en el hombro; bien, físicamente. Volví cansado.


Sufres, pero siempre quieres volver...
¿Por qué?
Un misterio... Y si no es un misterio, habría que inventarlo.

Alguna fotografías más en: http://www.flickr.com/photos/ilargia/

Posdata: Por cierto, ¿por qué este blog se llama Mendaur?
Me gusta el nombre; Mendaur en euskera significa "Monte de agua". Mis dos amores: el mar (agua) y la montaña unidos en un mismo nombre...

sábado, 18 de julio de 2009

Descubrimientos

1. La primera vez.

Por primera vez la niña vio la luna.
Se tapó los ojos; a la niña le daba miedo la luna –brillante, redonda, perfecta.

Un espacio nuevo. El mundo era ancho, inmenso, desconocido.
Encontraba huecos, espacios vacíos a su alrededor.
Había que llenarlos: el maullido de un gatito, el sonido lejano de una sirena, una estrella fugaz, el olor a madreselva...
Estaban ahí; existían. Tenían nombres; quería pronunciarlos.
Sentía la humedad; hacía un poco de frío. Le gustaba el frescor del rocío.
Podía elegir. Podía cerrar los ojos y abrirlos.


Descubría formas, antes ocultas. Llenaba su memoria de nuevos recuerdos.

Los colores cambiaban; no le parecía extraño.
Ya estaba preparada.
Distinguió sus propias manos con una luz suave, limpia, perfecta.
La niña vio amanecer por vez primera.



2 La última vez


2a. La amapola.

Le costaba caminar. Estaba cansada. Acababa de hacer la comida. Su hija se estaba lavando el pelo.

A los noventa años su corazón latía despacio; se sentó.
Fijó su mirada en un punto: un calendario. El mes de mayo; amapolas en el campo.

Cerró los ojos.

Antes de que perdiera el conocimiento y escuchara como en un sueño la voz de su hija (“Mamá, ¿qué te pasa?”), vio por última vez el rostro (la sonrisa) de Víctor; era el día de su cumpleaños y Víctor le estaba regalando una amapola...


2.b La cima

A cien metros de la cima no pudo más. El dolor de cabeza era insoportable. El frío le golpeaba en la cara. Empezó a moverse; no podía articular palabra. Había que bajar; la cima, cada vez más lejos.

Pasaron horas hasta que llegó a la tienda. No podía respirar.

Se echó y cerró los ojos.

Antes de que perdiera el conocimiento y escuchara como en un sueño la voz de su compañero (“Aguanta, Iñaki, aguanta”), vio por última vez un blanco puro, un cielo azul...


3. La clase.



Los esclavos han sido derrotados. Craso busca el cuerpo de Espartaco. No lo encuentra...

El profesor de latín observa a sus alumnos. Algunos están atentos a la pantalla, los de siempre. Otros aprovechan la oscuridad y las sombras para ver si en el teléfono móvil tienen mensaje de su novia o de su novio. Alguno mira por la ventana entre los intersticios de la persiana...


Craso dará una recompensa a quien le diga quién es Espartaco. Silencio. Los crucificará a todos si no lo hacen. Espartaco decide levantarse, pero un compañero se adelanta: "Yo soy Espartaco". Y otro. Y otro. Y otro. Un caballo blanco se aleja por el horizonte.

El profesor se acerca a una de las ventanas. Distingue fuera las semillas de polen volando de aquí para allá, las amapolas rojas del parque de enfrente, una pareja de adolescentes que se besa en un banco destartalado, las aves que vuelven al norte desde el cálido sur.

Espartaco está crucificado. Varinia huye con su hijo hacia la libertad.

Mañana sus alumnos tendrán que presentarle un trabajo sobre la esclavitud en la Antigüedad.
Al profesor de latín le gustaría tener alas para poder volar; suena el timbre.


La clase ha terminado.

Cuento para una hija y posdata: punzadas.

¿Ves el fuego, hija?
No siempre los hombres hemos tenido el fuego.
¿Sabes cómo nos llegó el fuego?

Hace muchos años en esta tierra los hombres veneraban y respetaban a unos dioses muy poderosos. Estos dioses vivían en una montaña muy alta que llamaban el Olimpo. Los hombres, en cambio, vivían en un valle lejos de los dioses.
El dios más poderoso de todos se llamaba Júpiter, que significa en su lengua, el padre de los dioses. Había dioses menos fuertes y poderosos. Uno de ellos se llamaba Prometeo.

Prometeo miraba a los hombres y los veía frágiles, débiles. No tenían fuego. No podían cocinar, no podían protegerse del frío. Y Prometeo decidió darles el fuego. Pero Júpiter lo había prohibido. ¿Qué crees que hizo Prometeo? Sí, robó el fuego y una noche que Júpiter dormía, se lo dio a los hombres.
Cuando Júpiter lo supo, se enfadó. Castigó a Prometeo y lo encerró en una cueva.

Además pensó en castigar a los hombres. ¿Cómo lo haría? Decidió enviarles a una niña que llamó Pandora que en la lengua de estos dioses significaba “regalo”.
Era una niña muy guapa, muy simpática, tenía todas las virtudes de los dioses y un defecto que Júpiter conocía: era desobediente, rebelde y curiosa. Defecto que, a veces, es virtud, pero no en este caso, hija mía.

Los hombres recibieron a Pandora con los brazos abiertos y le enseñaron todo lo que tenían. Cuando llegaron a una caja de madera, Pandora preguntó: “¿Puedo abrirla?” y los hombres, temerosos, cobardes, le dijeron: “No, no puedes abrirla. Si no, pasará algo terrible”.

Al día siguiente, Pandora volvió a donde estaba la caja, se acercó y ¿sabes lo que hizo?
Sí, lo que no debía hacer. Se acercó despacio, despacito y… abrió la caja.
¡Ay! ¡Ojalá no la hubiera abierto!
¡Cuántos males escaparon de la caja!
Escaparon las enfermedades, el dolor, la tristeza; escaparon la guerra, la muerte, el hambre. Escaparon la soberbia, el egoísmo, la codicia. ¡Ay, cuántos males!
Entonces Pandora hizo algo que Júpiter no esperaba cuando la envió. La niña se dio cuenta de que había cometido un grave error. “Aún tengo tiempo de cerrar la caja”, pensó. Y la cerró antes de que escapara algo muy importante. ¿Sabes qué fue? La esperanza. Gracias a que Pandora se dio cuenta de su error, salvamos lo más importante.
Cuando todos los males nos aquejan, nos rodean, nos golpean, para poder enfrentarnos a ellos aún nos queda la esperanza… Pero, ¡cuidado! Nada es más doloroso que una esperanza baldía...



POSDATA "LARGA": PUNZADAS.

“ La fotografía no dice forzosamente lo que ya no es, sino tan sólo y sin duda alguna lo que ya ha sido”
“El lenguaje es ficcional por naturaleza... mientras la fotografía no inventa nada, jamás miente. Toda fotografía es un certificado de presencia”. La cámara lúcida, Roland Barthes.



1. Las fotografías.

En una ocasión M. nos enseñó a S., a E. y a mí las fotos.
Recuerdo que era un veintiuno de marzo.
Llevaba siempre en su cartera esas dos fotografías arrugadas, encartonadas, con las esquinas carcomidas, de un color sepia descolorido. No le gustaba que le hicieran fotos, pero enseñaba éstas con orgullo a todo aquel al que apreciaba.
En una, tendría ocho años; en la otra, unos doce. Le acompañaba su familia: su madre, su padre, sus hermanos y hermanas. Todos miraban a la cámara.
Estaban muy serios con una dignidad parecida a la de las estatuas romanas. Las ropas eran de los 80, la fotografía en color, pero te recordaba mucho por la forma que tenían de posar o de esbozar una sonrisa a las que se hacían a principios del siglo pasado.Parecían fantasmas de otro tiempo, de un momento al que tal vez ella quería volver. Quince años atrás.
Su padre estaba muy serio...

La figura del padre nos marca a todos; también a ellas...
Es díficil saber lo que M. buscaba en un hombre. Supongo que lo que todas desean: que las quieran, que las hagan reír. Pero estas razones no son suficientes para explicar porqué dos personas se enamoran.
¿Por qué le gustaba tanto Desayuno con diamantes? ¿Qué emociones, profundas y abismales, despertaban en su interior cuando veía esa película? ¿Qué heridas abría? Ya nunca lo sabré...
Ella se enmarañaba en sus relaciones sentimentales. Las complicaciones, sin proponérselo, se le acumulaban nada más empezar. No tenía suerte o no quería tenerla... Recuerdo la que mantuvo con un hombre casado. Le conoció en un curso de fotografía. Se atrajeron de inmediato, pero desde el principio ella sabía que no tenían nada que hacer. Él no estaba dispuesto a dejar a su pareja y la huella que dejan años de convivencia a la larga fue infranqueable para los dos. Pasó más de un año hasta que cortó de raiz.
Su determinación era inquebrantable cuando se proponía cualquier cosa. "Nunca tendré hijos; no quiero tenerlos". Una declaración de intenciones que no admitía réplica. Se la escuché a los veinticinco años, pero para ella era definitivo. No había vuelta atrás cuando se decidía. Antes, las dudas daban vueltas en su cabeza, la reconcomían por dentro hasta que... "se acabó". Era pasado, historia.
Aún así, en cualquier momento de su vida en el que se encontrara, surgía de repente su sonrisa y ese humor tan ligero y ácido que la caracterizaba; reconocías a otra "Ella", tan real como la que dudaba y buscaba una máscara que la protegiera...
¿Por qué nos enseñó las fotos ese día a los tres?
No sé dónde acabaron las fotos. Porque, eso sí, nunca más volvió a enseñárnoslas.
Y no le pregunté el porqué.

2. La otra fotografía.

Aquel día que estuvimos en Donosti...

De cuando en cuando miro la foto que te hice allí: en la barandilla de la playa de la Concha.
Has sido sorprendida, pero con tiempo para insinuar una pose. El viento ha enmarañado tus cabellos y oculta una parte de tu rostro. Sonríes con total naturalidad; tu ojo izquierdo, el único que no tapa el pelo, también me sonríe.
No puedo separar esa foto de un sentimiento de alegría, de felicidad que no he vuelto a compartir. Esa sonrisa tuya que contemplo en la fotografía era también la mía.
Me sentía ligero. Era un musical en el que la letra y la música surgían sin esfuerzo. Todo iba solo. Era fácil. Una ilusión, seguramente.¿Qué es un musical en el fondo? Una ilusión.
Aquel día, en Donosti, me sentía ligero... cómodo.
No he vuelto a sentirme tan ligero desde entonces.

3. La última fotografía.

Soñó que le observaban.
Sabía que lo hacían aunque sólo pudiera distinguir sus siluetas entre las sombras.
Siluetas que tenían un halo de luz a su alrededor, una sombra luminosa... Siluetas sentadas, quietas, heladas...
Sentía la necesidad de escapar, de despertarse...

De improviso una de las siluetas se levanta; oculta entre las sombras no puede verla.
Acaban de encenderse las luces.
Sus ojos no pueden distinguirla; está ciego.
Va recuperando la vista.
La ha reconocido; es ella, pero su rostro ha cambiado...
Ya no era la misma.

“...es la misma triste decepción que experimento ante las fotos corrientes de mi madre; mientras que la única foto suya que me ha producido el deslumbramiento de su verdad es precisamente una foto perdida, lejana, que no se le parece, la de una niña que nunca conocí” La cámara lúcida. Roland Barthes.

lunes, 6 de julio de 2009

Viaje a Atenas (quinto y sexto día)


El quinto empieza como siempre con calor. Mucho calor. Una visita a dos museos: el de las Cícladas, sencillo, con una sorpresa: una exposición sobre la vida cotidiana de los griegos muy didáctica.
El otro, el museo bizantino, que surgió tras el éxodo de los griegos de Asia Menor perseguidos por los turcos. Sólo por ese origen valdría la pena su existencia. Además tiene iconos muy hermosos.
En cuatrocientos metros encuentras dos figuras femeninas -¿diosas? ¿madres? ¿vírgenes?- El mismo gesto, los brazos cruzados. ¿Acaso sueñan, quizá duermen? 3500 años las separan y cuatrocientos metros. ¡Y están tan lejos! Puedes estar tan cerca y al mismo tiempo tan lejos...
Poco más que museos y buscar sombra. Aún quedan cuarenta horas. Habrá que aprovecharlas de alguna manera...

Un concierto de vuelta por la noche. "Un ballo in maschera" de Verdi en las ruinas del foro romano. Siempre se agradece un poco de buena música.

Mañana el último día.

El sexto día empezó... con calor. Dos visitas a museos: el de instrumentos musicales, un museo pequeño que visité al mismo tiempo que unos niños griegos. Vi a los "descendientes" del aulós griego. Todo evoluciona. Y todo cambia y debe cambiar. Otra vez el nuevo museo abierto de la Acrópolis. Cuesta un euro y está a sus pies como ya dije. Me quedé una hora observando el conjunto de las metopas, el friso y los tímpanos que se conservan, los dibujos de J. Carrey de 1647 o el documental que repasa la historia del Partenón.
Al pasar por Plaka una camiseta pone: "tres razones para ser profesor, junio, julio y agosto". Sí, son buenas razones... Se convirtió en costumbre lo de ver un trozo de un partido de futbito a los pies de la Acrópolis. Jugaban con tensión, quizá demasiada. Se gritaban, se insultaban. Ponían la vida; en general, les faltaba talento, pero ahí estaba todo lo que tenían. O lo de ver el atardecer desde el Areópago. Por cierto un teniente y cinco soldados marchaban a paso militar cuando los turistas se habían marchado y lo hacían por los Propileos. Era un situación extraña, ridícula incluso.
Me parecía más interesante el tipo que se sentaba a dar de comer a los pájaros a esa misma hora delante de la Acrópolis: era el San Francisco de Atenas. O pasear solo de noche por las calles de Plaka.



O perderme de vez en cuando y descubrir en el hueco del techo de un pórtico -en un lugar por donde pasan cada día miles de turistas- tres polluelos en un nido improvisado; piaban y piaban y su madre de cuando en cuando les traía comida y comprobaba que estaban bien... Atenas y su tráfico. Atenas y su calor. Atenas y su suciedad. Atenas y sus indigentes y sus prostitutas y sus camellos y sus perros abandonados y su centro limpio y aseado, apto para turistas. Si no fuera por la Acrópolis, las ruinas y su historia y la belleza de algunas de sus mujeres -todo hay que decirlo-, Atenas no me llamaría la atención. Pero tiene todo eso. Y por eso estará siempre ahí.
La cuenta pendiente ha quedado saldada. Ya puedo decir cuando muestre a mis alumnos algunas de sus maravillas: yo estuve donde estuvieron Pericles, Sócrates, Demóstenes, Tucídides; sí, yo estuve allí. ¡Si hubiera máquina del tiempo para poder estar en el momento en que Atenas era el centro del mundo, poder ver todas sus maravillas y no sólo los restos de un pasado mítico! Pero no es posible llenar los huecos que nos ha dejado el paso del tiempo -omnia delet tempus et... homo-: para eso, para recuperar lo que se perdió, sólo nos queda la imaginación... O eso queremos pensar. ¡Ilusos!

sábado, 4 de julio de 2009

Viaje a Atenas (tercer y cuarto día)

Día para visitar la Acropolis, los foros, los templos, las ruinas, el Cerámico...
Ruinas, rocas, turistas...


Calor hasta las dos. Luego una tormenta con truenos y relámpagos. Se agradece un poco de lluvia.

Un perro acurrucado en medio de la tormenta...




El nuevo museo de la Acrópolis inaugurado este mes de junio está bien. Moderno, sencillo, simple. Lo tiene todo, hasta vista de la Acrópolis y el Partenón.


Mañana el viejo museo arqueológico. Me tocará patear -ya me han avisado.

Y pateé. No tanto como esperaba. Un museo inmenso, pero recuerdo que el Metropolitan no le iba a la zaga.


Es curioso observar in situ objetos, esculturas que has visto tantas veces en libros o en internet. Descubres el espacio donde llevan años, quizá decadas. Es una nueva mirada.


Adriano tiene a las personas que amó o que detestó en la misma sala. A Antinoo y a Sabina, su mujer. ¿Qué pensaría si pudiera ver esos retratos ahora y en el lugar donde están?


Subí al Licavitos. Con calor húmedo y pegajoso. Es un secarral. Una vista y tampoco mucho más. La curiosidad de subir o bajar en funicular. Y el mito: Atenea llevaba una piedra para construir un templo en su honor; entonces al recibir una noticia, se le cayó en medio de la ciudad. Esa piedra es la colina Likavetos, la mas alta de Atenas.

Una de las pocas zonas verdes es el jardín nacional. Salvando las distancias que son muchas- se parece al Retiro. Está en el centro y es agradable. El Retiro es mucho mejor, sin duda.
El estadio, el primer estadio de los Juegos Olímpicos de Atenas recuerda a los antiguos estadios griegos. Imagino que esa era la intención. Como lo vi a las dos de la tarde, poco más puedo decir...
Luego fui al cementerio. Algunas esculturas eran hermosas. La muerte convertida en piedra elegante.



Por la tarde vi el atardecer en el Areópago: en esa colina se celebraban juicios. Allí se celebró el famoso pleito de Orestes. Orestes acababa de matar a su madre y pedía el perdón; los atenienses se lo concedieron, no se sabe a cambio de qué -imagino que dinero, ya que serían prácticos-. Pero el mito esta ahí.

Bonito atardecer.





De vuelta paso por varias estaciones de metro. Sorprende encontrar a dos pasos del andén las ruinas o los restos de un acueducto, unas termas o el alcantarillado romano. Extraña mezcla.

viernes, 3 de julio de 2009

Viaje a Atenas (segundo día)

El día empieza en la estación de autobuses. Dos parejas. Dos matrimonios. Uno feliz, lo parece. Otro, no tanto. Los dos, quizá, han visitado a sus nietos o a sus hijos. De camino el autobús para en un taller. Parece que tiene algo. Continuamos, aunque con la mosca detrás de la oreja. Llegamos a Delfos. Es un lugar mágico. Solo el escenario merece la pena.
El teatro, el onfalos, el tesoro de los Atenienses, el templo de Apolo, el templo de Atenea, el tolos... Por la tarde se encapota el cielo. Casi es preferible. El calor ha sido, como era de esperar, agobiante. Algo de aire me hubiera permitido volver a hace 3000 años.
Tras doce horas, la mitad en el autobús, llegamos a Atenas. Muchas motos. Se entiende con los problemas de trafico que hay. En una cadena de comida rapida, Everest, se come bien. Ya es de noche. Me pierdo por Plaka y por los alrededores de la Acrópolis.
Mucha vida turística. Los edificios iluminados. Turistas por todos lados. Se representa una obra de teatro en el Odeón. Unos chicos juegan en un campo de fútbol sala. Son flojos, menos uno que destaca entre los demás. Estoy cansado. Mañana la visita a las ruinas.

jueves, 2 de julio de 2009

Viaje a Atenas (primer día)

Llego a Atenas.

Calor asfixiante, pegajoso, húmedo.

Tienes que coger un autobús para llegar al centro, a Syndagma desde el aeropuerto, autobús que tarda una hora en llegar a su destino. Y sin tráfico...

Mañana tengo la intencion de ir a Delfos: la estación de autobús interurbana es cutre, anticuada...
Bueno, esto es Atenas.

Durante el paseo me encuentro una iglesia bizantina bastante curiosa. Al salir, veo a dos mendigos bailando... Una orquesta está tocando para los turistas. Los mendigos bailan y ríen. Son muertos que bailan...

Un perro de repente cuando yo paso, se lanza a los coches. Toca la rueda, como si quisiera pararlos y luego se aparta para no ser atropellado. Tal vez ha recordado el coche del que le abandono. Me alejo. El perro se queda mirando por si vuelve a pasar otro coche. No pasa ningún coche más. Dos días después descubro que por esa calle pasa un tren turístico. El perro lo que quería era jugar... Ni más ni menos.

De vuelta al albergue, una manifestación del partido comunista griego.
Unas tres mil, cinco mil personas. Me recuerdan por el número a las de Madrid. Policias antidisturbios en la cabecera y en la retaguardia. Delante de la manifestación, tres perros callejeros ladran al compás de los lemas. El helicóptero los vigila desde arriba. No entiendo lo que gritan, pero no estaría a disgusto con ellos.

El barrio donde esta el albergue es un barrio de inmigrantes. Vida en la calle. Con sus trapicheos, ilegales la mayoría. Tranquilo. Prostitutas, delincuentes de poca monta. No molestan. No quieren ser molestados. En plaza Omonia esnifan coca, se hacen un peta, trapichean. Un barrio normal... Los turistas no hacemos fotografías por aquí...Me voy a dormir. El viaje en avión ha sido duro.

lunes, 29 de junio de 2009

Virginia Maestro o Labuat. ¿Por qué no?

Me emociona. Me enternece. Alguno dirá: "pero si es de OT... pero si no sabe cantar... pero si..." ¡Qué más da! El amor es ciego; en todos los sentidos. Esta chica me enternece. Es lo que tiene.

Y no es cierto... Canta muy bien. Sólo el que ama (en el sentido más amplio del término) puede descubrir lo que hay más allá. Los demás no lo ven; el que ama sí. Tiene una contrapartida; el que ama, tiende a perderse y desvariar en su propio laberinto. Todo tiene sus pros y sus contras...

El que ama puede ver la fragilidad tras una coraza... Puedo "verla".
¿Sigo hablando de Virginia? Creo que no.
Bueno, en algún momento me he definido como un romántico frustrado o un polígamo teórico que es peor (vease Punset) ¿O tal vez no lo sea?
Sea como sea, soy demasiado mayor para hacerme cínico, soy demasiado mayor para cambiar...



martes, 23 de junio de 2009

Los inocentes de Jack Clayton

Suspense.

Es uno de los comienzos más hermosos del cine. Te atrapa desde el primer momento con una canción de amor, una triste canción de amor, como todas las buenas canciones de amor. Casi un minuto con la pantalla en negro...

We lay my love and I beneath the weeping willow. But now alone I lie and weep beside the tree. Singing "Oh willow waly" by the tree that weeps with me. Singing "Oh willow waly" till my lover return to me. We lay my love and I beneath the weeping willow. A broken heart have I. Now alone I lie. Oh willow I die, oh willow I die.
Letra de Georges Auric
Guión de Truman Capote en colaboración.

"Estábamos bajo el sauce llorón mi amor y yo. Pero ahora estoy sola y tumbada lloro bajo el árbol. Cantando "oh, sauce" bajo el árbol que llora conmigo. Cantando "oh, sauce" hasta que mi amado vuelva conmigo. Estábamos mi amor y yo bajo el sauce llorón. Ahora estoy tumbada sola. Sauce, me muero, oh sauce, me muero..."
Es como contar la fábula de Aracne a una chica que ya no te "escucha"...
¿Por qué pienso hoy en esta canción?
Tal vez porque esa chica ya no me "escucha". Y duele. Un poco.
El dolor pasará.
Y volverá a pasar.
Así debe ser...


jueves, 23 de abril de 2009

Trabajo final:

Aquí tenéis los enlaces del trabajo final
En primer lugar, la guía didáctica:

GUIA DIDACTICA

En segundo lugar, la preparación de la actividad:

PREPARACION ACTIVIDAD

Y, finalmente la evaluación:

EVALUACION

Creo que es una actividad extraescolar que puede enriquecer al alumno sacándole del aula y, sobre todo, reforzando los conocimientos teóricos trasmitidos en el aula a través de procedimientos habituales (pizarra, cuaderno, ejercicios etc...) como con procedimientos más modernos (uso de power points)
Los inconvenientes podrían estar en la participación o no del alumnado en esta actividad extraescolar. Sin embargo, las ventajas son tan amplias que merece la pena intentarlo.

Mi perfil personal:
Soy Santiago Martín Solera, trabajo como profesor de Latín y Cultura Clásica en el I.E.S. Antonio Machado de Alcalá de Henares y creo que he aprendido mucho en este curso.
He dedicado más horas de las que pensaba. Crear un blog me ha parecido lo mejor. Otras cosas no tanto (como Reader o algunos elementos de Docs)
Gracias

sábado, 4 de abril de 2009

La ciudad romana y Audrey Hepburn.









Este es un plano tipo de la ciudad romana.


Una información más completa la podéis tener en:



Y para terminar, Moon River cantado por Audrey Hepburn.
Para relajarse... o para soñar...


viernes, 3 de abril de 2009

¿Como te gustaria que fuese la escuela del 2018?

Primera en la frente:

¿Escuela pública o privada o concertada?



Parece que casi todo nos aboca a que en la privada o concertada esté la elite de este país y en la pública los peores alumnos o aquellos con menos posibilidades.



¿Es eso lo que queremos? No parece que hagamos nada por evitarlo. Es más, no hacemos nada. Más dinero a los concertados; menos a la pública. Medios escasos. Dificultades en el día a día como nivel cada vez más bajo y una actitud más chulesca, jefaturas de estudio que van desde el autoritarismo hasta el proselitismo más vergonzoso...



En fin, ¿cómo me gustaría que fuera la escuela del 2018?

Si existe algo llamado escuela dentro de 10 años... ya nos podemos dar con un canto entre los dientes...



Posdata: Si parezco hoy pesimista, es normal. Acabo de suspender por tercera vez en el examen de conducir y estoy cabreado... Pero no he dicho nada que no sea verdad...

jueves, 2 de abril de 2009

Empezamos

Bueno, aquí empiezo mi blog.
Experiencia curiosa.
Mendaur es un monte importante; marcó una etapa de mi vida.
Bueno, ya lo seguiré explicando.

Saludos