lunes, 29 de junio de 2009

Virginia Maestro o Labuat. ¿Por qué no?

Me emociona. Me enternece. Alguno dirá: "pero si es de OT... pero si no sabe cantar... pero si..." ¡Qué más da! El amor es ciego; en todos los sentidos. Esta chica me enternece. Es lo que tiene.

Y no es cierto... Canta muy bien. Sólo el que ama (en el sentido más amplio del término) puede descubrir lo que hay más allá. Los demás no lo ven; el que ama sí. Tiene una contrapartida; el que ama, tiende a perderse y desvariar en su propio laberinto. Todo tiene sus pros y sus contras...

El que ama puede ver la fragilidad tras una coraza... Puedo "verla".
¿Sigo hablando de Virginia? Creo que no.
Bueno, en algún momento me he definido como un romántico frustrado o un polígamo teórico que es peor (vease Punset) ¿O tal vez no lo sea?
Sea como sea, soy demasiado mayor para hacerme cínico, soy demasiado mayor para cambiar...



martes, 23 de junio de 2009

Los inocentes de Jack Clayton

Suspense.

Es uno de los comienzos más hermosos del cine. Te atrapa desde el primer momento con una canción de amor, una triste canción de amor, como todas las buenas canciones de amor. Casi un minuto con la pantalla en negro...

We lay my love and I beneath the weeping willow. But now alone I lie and weep beside the tree. Singing "Oh willow waly" by the tree that weeps with me. Singing "Oh willow waly" till my lover return to me. We lay my love and I beneath the weeping willow. A broken heart have I. Now alone I lie. Oh willow I die, oh willow I die.
Letra de Georges Auric
Guión de Truman Capote en colaboración.

"Estábamos bajo el sauce llorón mi amor y yo. Pero ahora estoy sola y tumbada lloro bajo el árbol. Cantando "oh, sauce" bajo el árbol que llora conmigo. Cantando "oh, sauce" hasta que mi amado vuelva conmigo. Estábamos mi amor y yo bajo el sauce llorón. Ahora estoy tumbada sola. Sauce, me muero, oh sauce, me muero..."
Es como contar la fábula de Aracne a una chica que ya no te "escucha"...
¿Por qué pienso hoy en esta canción?
Tal vez porque esa chica ya no me "escucha". Y duele. Un poco.
El dolor pasará.
Y volverá a pasar.
Así debe ser...