sábado, 30 de julio de 2011

SOY PROFESOR DE SECUNDARIA PARTE 2 (II)




Elecciones 20-N



Cada vez estoy más convencido de que tenemos que aprovechar estas elecciones para convertir la educación en uno de los temas de la campaña.
Si no tomamos medidas contundentes que no todos van a aceptar, pero que se hacen necesarias (entre ellas una huelga indefinida), de nuevo asistiremos a una campaña sosa en la que se hablará de Bildu, ETA -que a nadie importa, menos al PP que le va muy bien- o quién va a recortar más si el Sr. Rajoy o el Sr. Rubalcaba.
No se puede ir de nuevo con medias tintas; hay que hacer daño y hay que dejarse pelos en la gatera. Si apostamos por unas cuantas palabras vacías, unas manifestaciones de cuatro gatos, un encierro por aquí y unas firmas de protesta por allá, haremos lo que ellos quieren: lo de siempre; tenemos que hacer daño y ahora les podemos hacer daño... Aunque me temo que muchos profesores y los sindicatos de siempre que siguen recibiendo sus buenas subvenciones no están por la labor.

Cuando tengan la mayoría absoluta, ya será demasiado tarde.

Posdata: En cuanto a las medidas del Sr. Gabilondo, llegan tarde y no son suficientes. En el fondo es una manera de decirle al PP: "ocúpate tú". Triste el bagaje de este Sr.

jueves, 28 de julio de 2011

TAMBIÉN NOSOTROS SOMOS CULPABLES




El ser humano tiene la necesidad de buscar chivos expiatorios. Los necesita para que la especie o la comunidad sobreviva. Un tal Breivik, un noruego, un ultraderechista psicópata, un terrorista, nos puede servir para pensar que somos inocentes.
No lo somos.
No somos inocentes de que en Europa aprovechando la crisis económica las políticas más conservadoras se impongan, de que la gente apoye más y más a la ultraderecha, de que el racismo -nadie se atreve a llamarse así, pero se comportan como tal; ¿no es racismo poner trabas a los rumanos cuando con las vacas gordas les dejábamos venir sin problemas, perseguir a inmigrantes y acusarles de ser delincuentes como ocurre en Lavapiés?- se extienda entre nosotros, de que cada uno vaya a lo suyo y permita los recortes en beneficio de unos pocos -como ya dicen para justificar los recortes en sanidad o en educación: "lo hacemos -nos cargamos miles de puestos de trabajo, eliminamos tutorías, clases de apoyo, medios, privatizamos la sanidad y la educación- para salvar la calidad... vease

Una noticia de hace meses -hay miles de niños y mujeres que mueren en el cuerno de África- sigue sin ser noticia. Ahora que es verano tiene la oportunidad de entrar en nuestras casas un ratito... ¡qué pena, pobrecitos! Nuestros políticos -ahora sí nos representan- los esquilman, los explotan en nuestro beneficio y luego, hipócritas, sentimos su muerte. ¿A quién le importa lo que pasa en Siria? ¿Y en Libia, en Irak o en Afganistán no intervenimos porque hay petróleo buscando otro chivo expiatorio en Gadafi o cualquier otro dictador apoyando a rebeldes corruptos, pero que nos bailan el agua? En unos días los habremos olvidado y seguiremos disfrutando de los beneficios que nos proporcionan a pesar de la crisis, mientras ellos mueren o intentan llegar a una Europa que ya no los quiere, si no es lejos y con cordón sanitario.
Nosotros no apretamos el gatillo, pero somos tan culpables como el tal Breivik. No busquemos chivos expiatorios; también somos asesinos, pero preferimos que otros aprieten el gatillo...


También nosotros somos culpables...

lunes, 25 de julio de 2011

VIRGINIA LABUAT EN EL BLUES CAZORLA



Este verano en el coche he puesto el disco de Virginia varias veces.
Son seis o siete las canciones que me gustan y las escucho con placer -casi todas en inglés-.


El futuro de Virginia está en el blues y en el jazz. Otras canciones de ese disco -mucho peores y con escasa originalidad- la alejan de un estilo en la que ella puede encontrar una gran carrera musical. Hay carreras que como la de Amy Winehouse son explosiones que dejan huella. Otras se van construyendo poco a poco, con trabajo y talento. La de Virginia puede ser de estas últimas. Creo que lo sabe y espero que la sepan aconsejar bien y que tenga madurez y paciencia para ir por ese camino. No dudo que la tendrá. Soy un seguidor incondicional y lo seguiré siendo, aunque no haya asistido a ninguno de sus conciertos, muchos los he disfrutado en youtube.

En Cazorla debía estar en su salsa. Adjunto una crítica del Ideal del Jaén.

"Y, al fin, el último concierto. Virginia Labuat recibió la herencia de un público marcado a base de buena música. Con expectación inició su repertorio a solas con la voz, una muestra breve y a la vez suficiente para definirla como algo nuevo y fresco que supondría una gran sorpresa. Como lo fue tras un recorrido por canciones donde lo clásico y lo contemporáneo se mezclan en un recipiente personal que guarda el secreto de las grandes voces femeninas, aderezada con la cantidad adecuada de sensualidad y cubierta con destellos del aura que protege a los que derivan hacia la grandeza. Fue el suyo el concierto de la expectación y fue el público internacional de Cazorla, acostumbrado a aplaudir leyendas vivas del “blues”, el que, rendido a lo evidente, cerró la madrugada del domingo aplaudiendo, conquistado, el brillo de esta pequeña estrella del festival..."


Y para terminar un ejemplo.




video


Buen verano, Virginia. Por el momento, no te puedes quejar. Hoy en Donosti nada más y nada menos. ¡Pásalo bien haciendo lo que te gusta!


Posdata: Otros artículos de Virginia Labuat aquí.

domingo, 24 de julio de 2011

SOY PROFESOR DE SECUNDARIA PARTE 2 (I)




Es tiempo de recortes en todos los ambitos; también en educación y en Madrid. Esperanza lleva años haciéndolo y hasta ahora nadie ha hecho nada; huelgas en las que he participado porque me parecía que debía hacerlo, pero en las que muchos no hacían nada. Ahora les llegan también los recortes... ¿es tarde para todos? ¿Podemos salvar la educación pública?


Mientras el 15-M sale a la calle nosotros hemos tardado en despertar. ¿Habremos despertado los profesores? Necesitamos unidad, que cada uno no vaya a lo suyo, que haya solidaridad, que sepamos decirles a los padres que lo hacemos también por sus hijos, que Esperanza no nos acuse de vagos funcionarios con privilegios... porque no los tenemos y ellos, los políticos, los banqueros, sí los tienen.


En un mundo en el que la ultraderecha, la violenta -la de Noruega el viernes- y, sobre todo, la "pacífica" y más sutil con medidas económicas y políticas que alimentan cada vez más la injusticia y la pobreza de cuerpo y mente en este mundo, esta ultraderecha que nos gobierna -o unos socialistas acobardados- y que cada vez está más fuerte.



¿Hay esperanza para todos, la esperanza de verdad -y perdón por el chiste-?


No lo sé. Al menos, aunque se pierda, hay que luchar.