martes, 25 de octubre de 2011

DESAYUNO CON DIAMANTES

Nueva York a primera hora de mañana. Suena la música de Mancini. Una chica joven –Audrey Hepburn- baja de un taxi. Las calles están vacías. Lleva un vestido negro, elegante y un collar de perlas que no es suyo; se nota que ha estado toda la noche de fiesta en fiesta. Se acerca a un escaparate: es el de Tiffany`s. Su intención es contemplar unas joyas carísimas mientras – ¡sorpresa! - saca de una bolsa de papel un cruasán y un café como si tal cosa. Sólo con ese comienzo valdría la pena esta película.


video


Se cumplen cincuenta años de su estreno. Está basado en un relato corto de Truman Capote. El autor hubiera deseado que lo interpretara Marilyn Monroe; hubiera sido, sin duda, una película muy diferente. La historia de Capote es la de una prostituta y el tono de la obrita tiene muy mala leche cuando refleja el ambiente en el que él mismo se movía como pez en el agua, pero la adaptación cinematográfica es bien diferente; Blake Edwards traiciona a Capote. Y hace muy bien… Blake Edwards es uno de los grandes directores de comedia; en la escena del robo en una tienda de todo a cien o el de la fiesta hay dos buenos ejemplos de gran comedia que tendrá una de sus mejores expresiones en otra de sus películas, “El guateque”.


FIESTA HOLLY I
FIESTA HOLLY II
¿Y cuál es la traición? Elegir a Audrey Hepburn, por supuesto, lo cambia todo. Convierte una historia sórdida e irónica en una tragedia personal con retazos cómicos geniales; es la vida de un personaje que despierta ternura, que vive en un mundo irreal y fantasioso que no quiere abandonar. ¿Quién no recuerda “sus días rojos”? ¿Quién no los ha tenido? Y el final feliz, por supuesto. Deseamos esos finales felices, aunque no los tengamos, con gato incluido.


video


Para comprender porque sigue siendo una gran película por la que no pasa el tiempo, no hay más que ver uno de los momentos más mágicos del cine: Audrey cantando Moon River. La quisieron doblar, pero, afortunadamente, no lo hicieron. Siempre que la veo –y la he visto cientos de veces-, me emociono. Sólo un rostro y una canción y unos planos bien elegidos. Sencillo. Lo mejor de la vida casi siempre es así.


video

domingo, 23 de octubre de 2011

VÍCTIMAS




Hay muchas víctimas. Me refiero a las de ETA, por supuesto. Sé que hay más y de muchos tipos, pero vamos a centrarnos en éstas, ya que los políticos de este país han decidido hacerles homenajes y hablar de ellas para justificar o no decisiones futuras.
Hay alguna que ya ha dicho que los presos deberían pudrirse en la cárcel y que el acercamiento nunca debe producirse.

Hay otras que el PP ha alimentado y tendrá que atar en corto, si no quiere pasar a la historia el Sr. Rajoy como un mero correveidile.

Y están las que menos han salido en los medios y han hecho cosas mucho más valientes y de mayor altura moral de lo que haríamos muchos de nosotros.

Pienso en tres: Eulalia Lluch, Cristina Sagarzazu y Rosa Rodero.
Pongo tres enlaces que nos recuerdan que algunas víctimas sí nos marcan un camino de reconciliación y de paz. Y otras como Josu Puelles o Mari Mar Blanco, respetando su dolor, nos alejan de él.






Así que cuando se hable desde los medios de las víctimas de ETA, hablen también de éstas y con éstas. Ni todas las víctimas piensan igual, ni están dispuestas a asumir un discurso de vencedores y vencidos.

lunes, 17 de octubre de 2011

CONSTRUIR LA PAZ



ETA se terminó. A falta de un comunicado que llegará pronto, quizá en unas horas o unos días, se ha acabado.
¿Y ahora?

Ahora hay que construir la paz.

¿Alguien piensa que cuando ETA diga que ha terminado la paz habrá llegado?

Quedan muchas cosas; queda construir una realidad entre todos los vascos y entre todos los españoles muy diferente a la que se ha construido durante los últimos años. Queda admitir que ha habido errores, que se han cometido barbaridades, que ha habido asesinatos, leyes injustas, torturas, jueces y juicios politizados, rencor, venganza, desprecio. Que todos hemos perdido, que no ha habido vencedores ni los habrá.

Queda admitir que se ha utilizado el terrorismo para ganar votos, que se ha hecho propaganda, que se ha deformado la realidad para adecuarla a los intereses, que mucha gente en los medios de comunicación, entre los políticos ha ganado mucho dinero con lo que ha ocurrido durante tantos años. Que no hay blancos ni negros sino muchos grises. Que no hay enemigos y que no los haya más.

ETA. ¿A quién le importa ya lo que haga? Todos lo saben. ETA hablará con el gobierno de sus presos y de las víctimas. Bien, que hablen y resuelvan esos problemas con flexibilidad, generosidad y valentía. Y los políticos durante los próximos años hablarán de política y que sea sin límites, libremente...

Construir la paz. Será muy difícil, pero ya nada será lo mismo. Otro tiempo ha comenzado sin violencia... con la palabra. Y la palabra es compleja, pero construye.

Dos ejemplos son el comentario de Gabilondo en su blog: ETA se acaba, Batasuna engorda y el de Ramoneda, Entrando en el posterrorismo.

Posdata: Hoy, 20 de octubre a las siete de la tarde ETA ha dicho: se acabó.


Ahora viene lo díficil. El camino será largo, duro y atractivo. Empecemos a caminarlo...